Las dependencias del Liceo Eleuterio Ramírez, de Osorno, se encuentran “tomadas” por los alumnos desde el pasado 11 de noviembre. Esta situación se origina a raíz de problemas tanto de infraestructura, administrativos, y de trato hacia el alumnado, “hemos conocido situaciones de represión y antidemocracia. Queremos transformar estructuralmente la organización de este liceo, en el sentido que sea una educación pública abierta, libre y diversa para todos los estudiantes”, señala uno de los estudiantes movilizados.

Su petitorio va desde transparencia en la elección de las direcciones y funcionarios del establecimiento y sobre todo en el “fin a la represión. Muchos hemos vivido la represión a la hora de manifestarnos, de vestirnos, entre otros. Por ejemplo, en el desayuno nos dan una caja de leche o sólo una naranja para cada uno y nada más, esa es la realidad de nuestro liceo”.

Los dardos apuntan directamente a la directora del emblemático liceo osornino, Gloria Hurtado Garay, militante DC, a quienes acusan de recibir agresiones físicas y verbales “a una compañera la toma del brazo violentamente y la lleva a la dirección donde la interroga y recrimina tratandola de “suelta y que quiere mostrar todo” por andar con falda”. A otros alumnos movilizados los ha amenazado con suspensión y expulsión, eso es vulneración de la dignidad”.

Los estudiantes radicalizaron su movilización, iniciando el día de ayer, una huelga de hambre, debido a la nula respuesta que han tenido desde la dirección del liceo y también del DAEM, de quien señalan haber tenido un diálogo “recién ayer, a veinte días de iniciado el movimiento” y donde “generaron una especie de defensa de la directora, hablando solo de protocolos y legalidades”.

“Los alumnos estamos en resistencia y necesitamos respuestas inmediatas a cuestiones que benefician a toda la comunidad educativa, expresamos que no pueden anteponer la protección a los mismos de siempre apenados en el poder, para realizar los cambios sociales necesarios”, finalizan los jóvenes.