Como autor del delito continuado de fraude al fisco, en un ilícito perpetrado en 2012, fue condenado el alcalde de Rio Negro, Carlos Schwalm Urzúa, siendo sentenciado a 41 días de presidio, con el beneficio de la remisión condicional (en libertad), el pago de una multa de 14.87 UTM, cerca de $720.000, y la inhabilidad de ejercer cargos públicos durante el mismo plazo.

El aludido alcalde, quién aclaró que no renunció a Renovación Nacional, sino que “suspendió su militancia”, señaló a Radio La Mega Osorno que se encuentra “más tranquilo, porque la condena que se me esta entregando refleja la poca prolijidad y el poco celo que hubo al momento de la misma. Si hubieran existido antecedentes de mayor envergadura, la condena hubiera sido mayor”.

Schwalm, en variadas ocasiones a acusado que esto se trata de una operación política del Diputado Fidel Espinoza, para quién tuvo un duro recado: “el diputado Espinoza y su séquito de parásitos no lograron destituirme y que por secretaría me sacaran de mi cargo y no lo lograron… Los parásitos de la política no lograron su cometido”

Sobre el proceso penal, Carlos Schwalm aseguró que “delito como tal nunca existió, puede haber errores administrativos, pero son atribuibles a terceras personas”. Además anunció que recurrirá a la Corte de Apelaciones y que estudia demandar al Estado por el perjuicio que recibió durante estos años, pues “el daño tiene que ser resarcido”.