Durante el entretiempo del partido jugado este sábado en el Parque Schott, el club Provincial Osorno homenajeó y agradeció la labor hecha por Mario Álvarez Castro, también director del Instituto Comercial, quien en los últimos meses realizó periódicamente charlas motivacionales a los jóvenes jugadores del plantel, sobretodo, en los momentos dificiles que pasó el equipo taurino.

El docente, tras recibir un galvano y el aplauso y reconocimiento de los asistentes, señaló que “es bonito. Agradecer a los trabajadores del estadio que siempre han estado dispuestos a ayudarme, a abrirme las oficinas; a don Hugo Ceballos y a algunos dirigentes del club. Es un hermoso reconocimiento, pero más alegre estoy cuando veo a mis chiquillos con garra, mística y fuerza; quizás algunos con poca técnica, pero la garra es indiscutible y eso me demuestra que mi trabajo está plasmado en la cancha”.

“Habría tantas cosas que contar de la interna, sería una historia muy larga porque uno va viendo partido a partido el estado anímico de los chicos”, comenta Álvarez, afirmando que muchos jugadores pasaron difíciles momentos. También tuvo palabras para el entrenador Álvaro Muñoz: “tomó un equipo diezmado (por las renuncias), prácticamente con jugadores reservas, muchos que no eran considerados por el cuerpo técnico anterior, pero Álvaro le dio las oportunidades e hizo un trabajo extraordinario. Yo sólo he ayudado a cambiarle la mentalidad a estos jóvenes para que puedan desarrollarse lo mejor posible, y eso lo han demostrado. Hay muchas historias que sólo yo sé y quizás algún día lo conversemos”.

Consultado sobre si continuará su labor el próximo año, señaló que en esta ocasión se dieron “circunstancias especiales. Confío en mi Señor y Dios es quién decide. Nunca planifico antes, por ahora estaré a la salida del túnel para decirles creo en tí y quiero lo mejor de tí, demostrándole a sus familias y a ellos mismos lo que son y lo que valen”.