Incendiarias declaraciones formuló en el diario digital Pauta, Pedro Pablo Errázuriz, actual Presidente de EFE, ex Ministro de Transporte en el pasado gobierno de Piñera y ex presidente de Essbio, que defendió a la industria sanitaria y acusó populismo en la clase política, aunque pidió investigar en profundidad lo sucedido lo que calificó como “gravísimo”.

Reconoció no conocer en detalle lo sucedido en Osorno y que “hay que revisarlo y ver si las acciones que se tomaron fueron las adecuadas dadas las circunstancias, pero lo que a mí me importa destacar es que cuando pasan este tipo de cosas en Chile reaccionamos un poquito neuróticamente y aparecen varios que quieren cambiarlo todo y rehacerlo todo y mi experiencia es de una industria que ha hecho las cosas de forma maravillosa”, continuó Errázuriz.

“Me preocupa que tras una circunstancia que es terrible, en que la gente estuvo sin agua por diez días, una cosa gravísima. Hay que analizar y sancionar, pero me da susto que aparezcan los que quieren cambiarlo todo y que el Estado se haga cargo, los que creen que en Chile se hace todo pésimo y la verdad es que en este mundo de la industria sanitaria estamos entre los 10 países más desarrollados del mundo y definitivamente con las tarifas más bajas en términos comparados y con una capacidad de reacción maravillosa. Mi reacción es que no seamos tan histéricos”, aseguró el ex ministro de Estado.

“La reacción populista generalizada en el mundo político es clarísima, o sea, aquí todos se subieron a una molestia que es natural, que es esperable… el enojo es razonable, pero se sube todo el arco político sin mirar la realidad, sin analizar en profundidad lo espectacular que es la industria en Chile. Por supuesto que hay que revisar, hay que castigar, hay que implementar las medidas de corrección, pero esa alharaca generalizada que llega al punto de decir quitémosle la concesión a una empresa que ha hecho inversiones grandes y transformaciones profundas, me parece desmedida. Las soluciones que implementamos, muchas veces, son peores a lo que teníamos”,

“Está bien, hay un problema grave, hay que buscar las sanciones y corregir el problema, pero golpear a toda la industria, a un sistema que ha funcionado tan bien y que ha el trabajo tan bien durante tantos años, incluido la misma Essal, me parece excesivo”, cerró el actual presidente de Ferrocarriles del Estado, no sin antes reconocer que “hay inversiones que mejorar y la industria entera tiene que realizar medidas correctivas, como por ejemplo, la posibilidad de tener más estanques de reserva”.