El hallazgo de un cadáver, identificado con las iniciales J.W.N.A, de 68 años, en las aguas del río Cruces, movilizó a detectives de la Brigada de Homicidios de Valdivia, en conjunto a personal del Laboratorio Criminalístico. Tras tomar contacto con el hijo del fallecido, este aportó algunos datos de interés, tal como la dirección, entre otros.

Con esta información, detectives se trasladaron hasta el domicilio del occiso, encontrando en su interior el cuerpo de una mujer, iniciales M.E.S.S, pareja del otro fallecido y que presentaba problemas mentales, y que presentaba diversas lesiones con un elemento contundente atribuibles a terceras personas.

“Previa autorización del hijo, ingresamos al domicilio y al interior de este encontramos a la mujer fallecida… Vivían ellos dos solos, no tenían ningún familiar cercano, más que el hijo que vive en la segunda región del país. Se cuidaban mutuamente, de acuerdo a lo que manifiesta el hijo, que agregó que el padre habría padecido una depresión que habría sido tratada en el consultorio, y que habría tenido un intento de suicidio a principio de este año, pero todo es materia de investigación”, afirmó el comisario Ricardo Cabrini, Jefe (s) de la BH Valdivia, quien agregó que la causa preliminar de muerte del varón sería asfixia por inmersión.

Con estos datos, se presume que se trataría de un femicidio y posterior suicidio. La investigación quedó a cargo del fiscal Alex Montecinos, quién ordenó una serie de pericias y el examen de los cuerpos en el Servicio Médico Legal para las autopsias correspondientes. Desde PDI descartaron que hayan existido denuncias previas por violencia intrafamiliar, así como antecedentes penales en los fallecidos.