DIPUTADO JÜRGENSEN: El maltrato verbal y sicológico a la mujer embarazada en los recintos de salud debe ser repudiado y legalmente sancionado.

La conmemoración del día de la Madre es una de las actividades más importantes y valoradas por cientos de miles de chilenos en todo el territorio nacional, es por eso que el parlamentario Harry Jürgensen del Distrito 25 aprovechó la instancia, primero para saludar a todas las mamás de Chile y luego, para invitar a la comunidad a reflexionar y colaborar con la erradicación de toda forma de maltrato hacia la mujer pero principalmente cuando está embarazada.

Una situación de ocurrencia relativamente frecuente que daña la dignidad de las madres que acuden a recintos hospitalarios y son víctimas de lo que se denomina “violencia obstétrica” por parte de funcionarios ligados a la salud.

“Se trata de un problema conocido que pocas veces se habla en público pero que ocurre con mayor frecuencia de lo que se podría esperar”, indica el parlamentario.

La “violencia obstétrica” es definida por el Observatorio de Equidad de Género como ‘aquella que ejerce el personal de salud sobre el cuerpo y los procesos reproductivos de las mujeres, expresada en un trato deshumanizado, un abuso de medicalización y patologización de los procesos naturales.

El reírse, el mofarse, el insultar o agredir verbalmente a una mujer durante esta etapa tan importante y delicada de su vida constituye una clase de maltrato que puede generar graves consecuencias psicológicas y que debe ser castigado por nuestro ordenamiento jurídico, es la conclusión a la que llegan distintos especialista, agrega Jürgensen.

“Es por ello que cuando el Diputado Cristóbal Urruticoechea presentó este tema rápidamente algunos parlamentarios nos alineamos con la necesidad de legislar al respecto presentándose una iniciativa legal que busca sancionar con cárcel a quienes mal actúen”, explica.

En particular, el proyecto de ley presentado tiene por objetivo modificar el Código Penal, agregando un nuevo artículo 394 BIS, que sancione a los profesionales del ámbito de la salud que, abusando de su oficio, hieran, golpeen o maltraten de obra o de palabra a una mujer embarazada, que se encuentra en el proceso del parto, o que acaba de dar a luz y requiere de los oportunos cuidados médicos para su pronta recuperación. Por lo tanto “El facultativo, médico, cirujano, farmacéutico o matrona que, abusando de su oficio, hiriere, golpeare o maltratare de obra ó palabra a una mujer embarazada, o durante el parto, o después de éste, será castigado con la pena de presidio menor en sus grados mínimo a medio”, señala la iniciativa.

“Quiénes creemos y valoramos a la familia debemos defender también cada etapa del proceso de la maternidad y sobre todo quiénes creemos que “las madres son el mejor regalo del mundo”, finalizó el Diputado por el Distrito 25.

Fuente: Comunicaciones Diputado Harry Jürgensen.