Una mujer, identificada con las iniciales de Y.E.M.B, de 38 años fue detenida por Detectives de la Brigada Investigadora de Delitos Económicos (Bridec) de Osorno, luego que intentará pagar cerca de 6 millones de pesos con un cheque falso.

El ilícito ocurrió en dependencias del local comercial “Feria Remehue”, donde la mujer fue detenida por el delito flagrante de falsificación o uso malicioso de documento privado mercantil.

El subcomisario Juan Pablo Ojeda de la Bridec, entregó mayores detalles del caso: “el día de ayer (lunes) recibimos el llamado de un conocido locatario agrícola de la ciudad, quién indicaba que en horas de la mañana lo había llamado una persona desde otra conocida familia agrícola de la zona solicitando la compra, a través de un cheque a fecha, de plásticos para bolos. Al ser un conocido no tuvo problemas, pensando que esta persona se iba a acercar posteriormente al local y verificar la identidad de éste. Sin embargo, mientras ocurría esto, fue contactado por el real propietario de la sociedad a la cuál se estaba facturando, quién le señaló que nunca había hecho algún trato con esta persona, y que se trataría de una estafa”.

“Bajo estos términos nos apersonamos en la empresa y procedimos a un control de identidad de la persona que se presentó a nombre de este señor con un cheque adulterado. Asi también se recepcionó la denuncia del afectado y del cuenta correntista, quiénes indicaron que el cheque era falso, por lo cuál se procedió a la detención del portador del documento por el delito de falsificación y uso malicioso de documento privado mercantil. El cheque era por un monto de $5.950.000”, prosiguió el funcionario policial.

La imputada, quién mantenía antecedentes por robo, fue puesta a disposición del Juzgado de Garantía de Osorno, para su audiencia de control de detención.

El subcomisario Ojeda aprovechó la instancia para orientar a posibles afectados de este tipo de delitos: “este tipo de estafas es bastante común dentro de la zona, hace 5 o 7 años que se viene dando esta temática y generalmente afecta a locatarios de insumos agrícolas o derechamente agricultores. El procedimiento consiste en presentar un cheque falsificado o robado, se hace la inscripción dentro de el local, se solicita ingresar como cliente, y mientras la empresa no se da cuenta, ellos empiezan solicitar crédito y asi logran llevarse diversos insumos y mercadería. El llamado es a los locatorios y agricultores, que cada vez que se le solicité un crédito, o cada vez que conversen con alguien que crean pueda corresponder a un agricultor, hagan preguntas que solamente ellos conozcan, con el fín de que no se trate de un tercero”.