JUZGADO DE FAMILIA DE OSORNO REALIZÓ ITINERANCIA A COMUNAS RURALES Y DE DIFÍCIL ACCESO DE SU JURISDICCIÓN 

La jurisdicción del Juzgado de Familia de Osorno incluye las comunas de San Juan de la Costa, San Pablo, Puerto Octay, Osorno y Puyehue, zonas de alta ruralidad y deficitaria conexión vial. Estas características hacen que su población presente altos niveles de aislamiento, sobre todo en los meses invernales,  dificultando de esta forma su acceso a la justicia.

 “Nuestro tribunal tiene una jurisdicción bastante amplia, que va desde la cordillera al mar, teniendo cuatro comunas con población rural y de gran aislamiento, lo cual dificulta que nuestros usuarios concurran a las audiencias. En virtud del Plan Estratégico de la Corte Suprema, uno de nuestros principios es el acercamiento de la justicia a las personas y, desde ese punto de vista, creemos que la mejor manera es trasladar al tribunal hasta las comunas, tal como lo hizo en su momento Bus de la Justicia”, señaló la jueza presidenta del tribunal, Verónica Vymazal Bascopé.

En este sentido, la magistrada detallo que “la idea fue trasladarnos y tomar audiencias en los territorios donde tenemos mayores complejidades, como por ejemplo colegios y profesionales de la salud, que deben estar viniendo a nuestras audiencias  y de esta forma les evitamos la pérdida de hora en traslados, las cuales pueden dedicar a atender a otros usuarios. La evaluación de esta iniciativa ha sido muy positiva, habitualmente -cuando las audiencias se realizan en Osorno- perdemos una, dos, hasta tres audiencias diarias, pero en este proceso se han realizado prácticamente todas”.

Por su parte, Pía Troncoso, abogada y curadora ad litem del programa Reparación y Justicia de Osorno, señaló que “me parece importante (la itinerancia), principalmente por dos factores, el primero de ellos tiene relación con el hecho de acercar el tribunal a la gente y a la comuna, hace que se descongestione el propio tribunal, ya que por el difícil acceso y la falta de recursos económicos la gente no concurre a las citaciones y se deben reprogramar las audiencias”.

“Y lo segundo, que desde mi punto de vista es más importante aún, es la cercanía con los niños, ya que ellos tienen… al igual que las familias, cierto temor al tribunal y lo ven como un ente sancionador, no  teniendo en cuenta que más bien es un ente que viene a ayudar a los niños, a los adultos… y si los adultos están bien, los niños también lo van a estar”, concluyó la profesional.

Fuente: María Teresa Rivera. Comunicaciones Poder Judicial