Desde su entrada en vigencia, en marzo del 2018, la ley que despenaliza la interrupción voluntaria del embarazo en tres causales, no era aplicable en Osorno. La razón, todos los médicos obstetras y ginecólogos de la ciudad y que prestaban servicios en la Clínica Alemana y en el Hospital Base San José, se declararon “objetores de conciencia”. Con está facultad legal, no se les obligaba a practicar un aborto en la causal de violación, por lo cuál las afectadas debían ser trasladadas hasta Puerto Montt, para el debido tratamiento.

DE ARCHIVO:

Fue polémica nacional: Osorno no tenía ningún especialista que atendiera la tercera causal de esta ley. Daniel Núñez, Director del Hospital Base, señalaba en ese entonces: “(los obstetras) se preocupan que por esta vía, la causal número tres, sea una puerta de entrada al aborto encubierto y que, probablemente, haya gente que aproveche esta situación para decir que hubo violación cuándo no se pueda comprobar… Si la mujer es violada no necesariamente va a quedar embarazada, y en esos casos se aplicará la píldora del día después y tratamiento de VIH y ETS, y no es una situación de urgencia inmediata”.

Imagen de archivo.

UN AÑO DESPUÉS: 

Pasó más de un año para que un médico no objetor de conciencia llegará al recinto médico de calle Guillermo Buhler. Así lo confirmó Núñez al Diario Austral: “esto no es una tremenda noticia, sino que es parte del manejo clínico. En vez de que la paciente se traslade a Puerto Montt, el procedimiento sr realizará acá”, especificando que uno de los tres nuevos ginecólogos que llegaron, vía concurso público, es no objetor.

Según señala el diario local, hasta la fecha se han realizado 4 abortos por la causal de riesgo en la vida de la madre; 9 interrupciones por inviabilidad fetal; y cuatro casos por violación, los que fueron derivados a la capital regional.