La SuperIntendecia de Servicios Sanitarios ha seguido de cerca lo sucedido en Osorno y la crisis en el suministro de agua potable, la que se contaminó con cerca de 1.100 litros de petróleo y que tiene sin el normal abastecimiento del vital elemento a gran parte de la ciudad.

El Superintendente (s) Jorge Rivas se encuentra en la ciudad y a sido parte de las fiscalizaciones a Essal ante esta emergencia, señalando que la empresa local es responsable absoluto de lo sucedido y aclarando que la empresa se dio cuenta del problema el miércoles en la tarde, pero solo se informó a la SISS el jueves en la mañana, criticando también el hecho que la compañía no estaba preparada para un abastecimiento de emergencia, pues no contaba con suficientes estanques ni camiones aljibe, ni tampoco fuentes alternativas de agua, “el escenario de abastecimiento de emergencia es muy malo. Creemos que hubo omisión de la empresa a la comunidad, pero está en investigación”.

Imagen: Superintendencia Servicios Sanitarios.

Rivas anunció la creación de una Comisión Investigadora Especial que se encuentra recabando antecedentes para determinar los motivos y causas de lo sucedido y por ende, el grado de responsabilidad de Essal, y establecer las multas correspondientes que podrían llegar a 1.000 UTA (Unidad Tributaria Anual), equivalente a cerca de 600 millones de pesos. “La Superintendencia de Servicios Sanitarios (SISS) impondrá la máxima sanción que permita la ley”, aseguró.