Esta tarde, la Cámara de Diputados aprobó de manera unánime el proyecto que rebaja en un 50% la dieta parlamentaria y otras remuneraciones. La rebaja tendrá una vigencia de 60 días, plazo en que una comisión autónoma fije las nuevas dietas, en donde el Banco Central cumplirá un importante rol.

Esta disminución en el pago a personeros políticos incluye a aquellos que ejerzan cargos de elección popular y a las altas autoridades de la administración del Estado, excluyendo a funcionarios del Poder Judicial, alcaldes, consejeros regionales y concejales, estos últimos con una remuneración promedio de seiscientos mil pesos mensuales.