Un profesor y sostenedor de un colegio osornino fue detenido por Detectives de la Brigada Investigadora de Trata de Personas (Bitrap) de la PDI, al ser sindicado como un presunto participante en la red de explotación sexual más grande del sur de Chile. El operativo policial dejó a ocho detenidos, cinco en Temuco, dos en Osorno y uno en Santiago. De ellos, seis son chilenos y dos colombianos.

A su vez, se rescató y liberó a una veintena de mujeres extranjeras que eran obligadas a realizar trabajos sexuales en Temuco y Osorno y que eran traídas al país con la falsa promesa de trabajos en modelaje o labores de hogar. Alberto Chiffelle, fiscal jefe de Temuco, afirmó que estas mujeres vivían “en condiciones de esclavitud, no la que uno se pueda imaginar con barrotes y privadas de libertad, sino una esclavitud moderna, en el sentido que eran víctimas de coacción y se aprovechaban de la vulnerabilidad de las mismas, muchas de las cuales fueron traídas sin saber a lo que venían, siendo obligadas a prostituirse”. El fiscal añadió que las mujeres eran “monitoreadas” durante las 24 horas al interior del inmueble.

La investigación de PDI y el Ministerio Público de la región de la Araucanía se realizó durante cinco meses, resultando en la detención de ocho personas. Sobre el docente osornino, que fue detenido junto a su pareja, sería sindicado como uno de los financistas de esta red de tráfico de personas con fines de fines de explotación sexual, quienes han quedado en prisión preventiva, tras lo dispuesto por el Juzgado de Garantía de Temuco.