Tras los nuevos cortes en el suministro de agua potable en Osorno y que afecta al 50% de la población, el Intendente Harry Jürgensen afirmó que la empresa sanitaria ha “omitido” información, explicando que estos cortes se deben a la baja producción de agua por segundo lo que no logra satisfacer las necesidades básicas de la ciudad, sumando un “excesivo consumo” tras la habilitación del servicio tras seis días de suspensión.

“Tenemos claro que en calidad no hay dudas, el agua que esta recibiendo Osorno es agua potable y de calidad. El problema es de cantidad porque esperábamos una producción, en esa planta, de 300 litros por segundo, mas 150 litros por segundo en la planta alternativa que funciona con pozos profundos, pero se están produciendo solo 200 litros por segundo. Existe una producción menor y un consumo superior a lo normal y la empresa no lo consideró. Entiendo que no hay fallas en lo que se ha instalado y los filtros funcionan perfectamente bien”, afirmó la autoridad regional.

Imagen de archivo.

Finalmente, Jürgensen aclaró que “no le hemos mentido a nadie y sabíamos que podía haber ajustes por eso mantuvimos el suministro alternativo y por eso están todos los estanques en la ciudad pero no sabíamos que la diferencia era tan grande:100 litros menos por segundo es una enorme cantidad de agua que afecta al abastecimiento”. Consultado sobre lo que ocurrirá en días posteriores, el Intendente manifestó que hay agua asegurada (suministro) desde las 06 am a 16 horas” de este jueves.  

Por su parte, Jorge Rivas, Superintendente de Servicios Sanitarios, fue enfático al declarar que: “estamos todos muy molestos por el nuevo corte de agua que afecta a la mitad de la población de Osorno, para nosotros, las explicaciones que nos ha dado Essal son inaceptables. Hemos estado en terreno, en la Planta de Tratamiento y no entendemos las razones para este corte. Uno puede entender que por la ansiedad de la población después de seis días de agua, el consumo fuera mayor y eso es verdad, hubo un consumo mayor al normal. Pero no entendemos porque la planta no ha logrado sostener los 300 litros por segundo que ellos prometieron. Existe un grado de turbiedad, es afectivo, pero esta planta esta acostumbrada a estos niveles, por lo tanto, estamos exigiendo un plan razonable y con lujos de detalles de como va a solucionar esta menor producción”.

Jorge Rivas  Superintendente Servicios Sanitarios.

“Tenemos que darle seguridad a la ciudadanía de como va a seguir operando este sistema y lamentablemente la empresa no da esas certezas para los próximos días. Pedimos las disculpas del caso, esto es inaceptable y será considerado en la investigación que estamos efectuando. Esto es grave y es un manejo operativo que no se esta haciendo bien”, continuó Rivas, no sin antes reconocer que “todavía no hay explicación clara de cuantos días mas podría seguir pasando esta situación”.

“La alerta sanitaria se mantiene hasta que no se cumplan los parámetros de continuidad y cantidad. Calidad esta chequeado, pero ahora falta lo otro y son relevantes para decir que el suministro se encuentra entregado en forma normal y con cumplimiento de la normativa”, puntualizó Scarlett Molt, Seremi de Salud, quién exigió a la sanitaria que mantenga los puntos de abastecimiento alternativo.