Durante la tarde de este jueves 18 de julio, a través de redes sociales comenzó a circular información referente a la posible contaminación de uno de los estanques que abastecen el Hospital Base San José de Osorno, lo que causó alarma y preocupación entre funcionarios del recinto, pacientes, usuarios y de la comunidad en general.

Ante estos trascendidos, en la cuenta oficial del recinto de salud en Facebook, reconocieron los hechos señalando que se presentó “un leve cambio de coloración (en el agua), por un lapso acotado de tiempo durante la mañana del jueves, relacionado a la operatividad propia del llenado de estanques”.

El comunicado continúa explicando que “se activaron todos los protocolos sanitarios y la potabilidad del agua en ningún momento se ha visto alterada, lo cual fue confirmado por la Autoridad Sanitaria, no viéndose afectado en ningún momento la atención de nuestros usuarios”. Además “como medida preventiva y paralela a la certificación sanitaria, los estanques se han estado chequeando y sanitizando periódicamente para descartar cualquier riesgo para nuestros usuarios”, prosigue el escrito.

El Hospital Base posee dos estanques de 400.000 litros, dando una autonomía de 36 horas. Estos estanques han estado siendo abastecidos constantemente con agua que ha sido certificada por las autoridades de salud. “A la fecha todos los indicadores certifican que el agua con qu e funciona el hospital, es potable y totalmente apta para la atención de la comunidad usuaria de forma continua y oportuna”.

Desde el Hospital, aclaran que “en algunos pasillos del recinto se dispusieron dispensadores de agua potable para el consumo del personal y así optimizar el uso de agua propia para labores principalmente clínicas”. Anunciaron que como medida preventiva se suspendieron todas las cirugías electivas de este jueves 18 y viernes 19 de julio, las cuales serán reprogramadas a más tardar el viernes 26 de julio.

Por otra parte, se mantiene la restricción de visitas donde se permitirá la visita de solo un familiar por paciente en las áreas de: pediatría, neonatología y UCI – UTI adulto y pediátrico, mientras que para el resto de unidades se prohibieron todas las visitas.